Comerse las uñas

“Me como las uñas”

Onicofagia es el nombre de la costumbre de morderse las uñas que afecta a tantas personas. Es un vicio difícil de dejar, pero ha aparecido un producto que puede ser de gran ayuda para todos los que quieren volver a tener las uñas largas.

Mavala Stop disuade a todo aquel que se quiera comer las uñas. Cada vez que lleve su dedo a la boca sentirá un sabor horrible que lo hará tomar conciencia de lo que está haciendo y dejará de hacerlo. Un comprador describe el sabor de Mavala en su boca como “una mezcla amarga de acetona, madera podrida y pescado”. Y agrega que este gusto queda en la boca por un tiempo.

El líquido es apenas brillante por lo que los hombres también pueden usarlo. Las mujeres pueden pintarse las uñas y aplicarlo encima. No se va con el agua y cada pintada dura una semana. Cuesta 8,15 dólares.

De los 350 usuarios que lo calificaron, 265 le pusieron cinco estellas y 20, cuatro estrellas.

Mavala Stop también se recomienda para dejar de chuparse el dedo, otro hábito compulsivo que también cuesta abandonar, sobre todo entre los más pequeños.

Link: Mavala Stop